El Nudo Gordiano de los Proyectos

En el siglo cuarto a.C. en tierras Frigias se formo un nuevo rey, Gordio tenia por nombre y fue elegido mediante una señal que el oráculo de esa región había decretado para tales fines.

Éste, debido a su humilde condición previa, al ser elegido rey, dio como ofrenda a Sabazios (Zeus para los griegos) su única riqueza: una carreta y sus herramientas de labrador. Amarró la carreta al yugo en el altar con un nudo tan enmarañado y complejo que no era posible desatarlo.

Años más tarde, Alejandro Magno con el objetivo de conquistar el imperio Persa llegó a conquistar Frigia, por lo que pronto se vio ante el reto de desatar aquel nudo que tan famoso se había hecho. La solución que él pudo darle fue cortar el nudo en dos con el golpe de su espada. Esa noche hubo una tormenta de rayos, la que el tomó como una respuesta de Zeus estando de acuerdo con su solución.

Es probable que hayás escuchado el término nudo gordiano en el pasado, usado como metáfora para un problema irresoluble, pero difícilmente lo habrás escuchado aplicarlo específicamente en el contexto de un proyecto.

Pensalo un poco:

¿Cuál puede ser el nudo gordiano de los proyectos?

Sigue leyendo

Anuncios