Entre murallas croatas y empresas matriciales

1490398535_4e771c5511_o

El año pasado tuve la oportunidad de viajar a Croacia, Montenegro y Serbia principalmente por mi asistencia a un congreso internacional de Dirección de proyectos del IPMA en Dubrovnik, en el cual tuve el honor de recibir a nombre del Grupo de analisis ISO 21500 un Premio como finalista en el premio Young Project Manager of the Year.

Este viaje me dejó muchas cosas increíbles, más de 3 docenas de amigos y muchas experiencias positivas.

De entre todas estas quiero rescatar mi visita a la ciudad antigua en Dubrovnik y me gustaría comparar esa construcción amurallada con una organización matricial.

Es muy común encontrar en empresas que desempeñan sus proyectos de manera matricial, estructuras rígidas, tal cual son las murallas, dentro del equipo del proyecto.

¿Cual tiene más peso, la tarea que asignó el gerente funcional o el Project Manager?

En la mayoría de los casos la respuesta es el gerente funcional, en este caso nosotros seríamos los “sarracenos” que intentamos a toda costa tomar los recursos de la ciudad solo para nosotros, pero estas murallas son tan altas y bien protegidas, que son totalmente infranqueables.

La razón de las invasiones se dan por dos razones, por ganar un territorio estratégico o por utilizar los recursos contenidos en este (o incluso una mezcla de ambos). Como Project Managers nos veremos obligados a conquistar este territorio hostil para poder ocupar los recursos contenidos en este para utilizarlos en emprendimientos estratégicos no necesariamente para esta misma ciudad-gerencia, pero encontraremos una gran resistencia, esta resistencia viene vinculada a la perdida de potestad absoluta sobre los recursos,  es decir a una pérdida de poder sobre aquellos, lo cual da lugar a que construyan aquella gigantesca muralla al rededor de ellos.

No podemos ir a rompernos la cabeza contra la muralla, ni tampoco a agotar nuestros esfuerzos mediante un asedio a la ciudad, ni peor aún sacrificando nuestros recursos (escasos desde ya) tratando esto como un conflicto bélico.

Las murallas desde ya nos vencerán, ellas significan que el amo y señor de la ciudad no cederá la posesión de sus bienes por la fuerza y que está preparado para responder también de una manera bélica.

Quedan pocas alternativas si queremos salir bien parados ante un inminente enfrentamiento armado, solo nos queda negociar los términos de uso de recursos, demostrar la necesidad de utilización y como esto podría beneficiar a ambas partes.

En la vida real nos veremos en algún momento enfrentando ciudades cada fortificadas gracias al miedo de perder el control, o incluso los mismos recursos prefieren mantener su status quo a rendir reportes a dos jefes. Como priorizarán entre sus tareas rutinarias (las que si o si deben hacer) y las nuevas tareas (vistos por ellos como secundarias) que les son asignadas para el proyecto con una fecha límite previamente fijada, sin quedar mal ante alguno de estos dos jefes.

Solo nos queda negociar los términos de colaboración previamente con aquellos Gerentes Funcionales siempre con el apoyo del sponsor del Proyecto o incluso con el apoyo de la alta dirección. Y luego se procede a la negociación con cada persona que ejecutará tareas para nuestro proyecto, ayudarle a ver el panorama completo, a ver más allá de la muralla.

Y vos, ¿Estás enfrentando a una ciudad amurallada?

.:.

Foto de Draig

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s