La parábola de la rana hervida y la innovación en Project Management

Las personas escapan a los cambios impuestos autoritariamente

Peter Senge, en su libro La Quinta Disciplina incluye la parábola de la rana hervida para hablar de las 7 barreras del aprendizaje de las organizaciones, la cito a continuación:

Si ponemos una rana en una olla de agua hirviente, inmediatamente intenta salir. Pero si ponemos la rana en agua a la temperatura ambiente, y no la asustamos, se queda tranquila. Cuando la temperatura se eleva de 21 a 26 grados centígrados, la rana no hace nada, e incluso parece pasarlo bien. A medida que la temperatura aumenta, la rana está cada vez más aturdida, y finalmente no está en condiciones de salir de la olla. Aunque nada se lo impide, la rana se queda allí y hierve. ¿Por qué? Porque su aparato interno para detectar amenazas a la supervivencia está preparado para cambios repentinos en el medio ambiente, no para cambios lentos y graduales.

Tal vez para algunos resulte una historia algo cruel el hecho de hervir una rana, pero quiero usarlo para ejemplificar, a diferencia de Peter, lo que debe suceder para innovar las prácticas actuales de Dirección de Proyectos en nuestra organización.

Sigue leyendo

Anuncios

¿Qué es esto que voy a ejecutar? ¿hacia dónde voy?

Encrucijada

Es algo muy común el que se asigne un Project Manager a un proyecto una vez se ha pasado toda la etapa de formulación y diseño, con lo que en las primeras reuniones (o en muchas ocasiones hasta el final del proyecto) el PM no termina de entender porqué se ha dado esta necesidad de ejecutar el proyecto o incluso vayamos más allá, no llega a entender cuales son los requisitos del producto y solo sabe los requisitos del proyecto.

El viernes pasado tuve la oportunidad de participar de una charla que tocó el tema de la importancia  de la formulación y del diseño de un proyecto para poder ejecutarlo convenientemente.

Me hice la pregunta… ¿qué pasa con los proyectos mal formulados pero con un plan de proyecto bien elaborado?

La respuesta obvia fue: terminan fallando al final.

¿Por qué sucede esto?

Sigue leyendo